Wednesday, September 21, 2005

Autoexilio

Te mantengo intermitente
Punto de extinción

Vas y vuelves
Naufragando sin más dirección

Ya no te queda
Nada más queda

Humedezco los desiertos
De tu intimidad

Los pertrechos que dejamos
No nos salvaran

Ya no se quedan
Nada más queda

Se detienen los insultos en tu nombre
Las antorchas que suplican libertad
Es inútil que presumas lo sufrido
Así evitarásLa verdad
Y el vendaval
Ya no quedan más infiernos
Ya no quedan

Tuesday, August 16, 2005

Ultima Parada

Tiemplo mis palabras
Y las dejo ir
Inventando un tiempo
Sólo para huir

Evitando el peso de lo incierto
Te vengo a pedir
Saca el arma y llévate mi cuerpo
Lejos de aquí

Culpas que padecen
En olor a ti
Acabas con el viento
Volverás a mí
Eterno Retorno

Cargo mi fría humanidad
En dos columnas que dirán

Que escapo del pavor
Que las cenizas vuelan
Entrego mi fulgor
Se quema bajo el miedo

Gritos de furia en el cajón
Serpiente negra del temor

Y escapo del pavor
Y las cenizas vuelan
Entrego mi fulgor
Se quema bajo el miedo
Vivir
Sin mal
Te deja sin aliento
Latir
Vibrar
Triste condena en venta
Intoxicación

Encantamiento gris y soledad
Insolación, tiempo y muerte justifico
A pesar
De vivir en confusión

Las calles ciegas de esta ciudad
Se desvanecen de mañana por el frío
Que me espera
Al despertar

No me seduce el calor de ayer
Se pierde todo como siempre en el desvío

No necesito más de esta prisión
Pero el dolor es adictivo
La lluvia lleva a perder el control
Neblina hastiada de mi polución

Vuelve el deseo de temor
Envuelto en esta humedad

No tengo ganas de dormir en paz
Ni de soñar que hay algo nuevo por sentir
Ni encontrar un motivo para hablar

No existen formulas para entender
No hay memoria que soporte lo vivido

El humo alcanza toda la ficción
Insuficiente de uno mismo
No necesito que se apague el sol
Mentira ansiada - intoxicación
El jugador

No encuentro una salida
En los juegos del azar
Se disuelven en mentiras
Que no puedo terminar

Aunque no me queda nada
Ahogado bajo el mar

Alejándome del vicio
Que pretendes vulnerar
En tus manos mis entrañas
En tu huida mi final

Aunque no me quede nadie
Ni sueños para apostar
Las mañanas se parecen
Ahogado bajo el mar